El ARC Alpendorada primera piedra del camino del Rocasa Gran Canaria en la EHF European Cup

/ / Noticias

El equipo del norte de Portugal será el rival de las teldenses en la Q2 de la EHF European Cup que se disputará el 16 de octubre el partido de ida en el Pabellón Antonio Moreno y la vuelta el 23 de octubre en tierras portuguesas

El ARC Alpendorada, vigente cuarto clasificado de la Liga Portuguesa será el primer rival del Rocasa Gran Canaria en la EHF European Cup, un equipo fundado en 1972 del norte de Portugal, que lograba la temporada pasada su mejor clasificación histórica en la Liga Portuguesa, logrando la cuarta plaza, lo que les sirvió para clasificarse por primera vez para la disputa de competiciones europeas, además de ser finalista de la Taça de Portugal.

Las pupilas de Paulo Brás afrontan la que será una temporada histórica para ellas en su estreno en lides europeas ante un Rocasa que cuenta en sus vitrinas con dos entorchados europeos y lo harán con la ventaja de jugar el encuentro de vuelta en tierras portuguesas.

La valoración de Robert Cuesta

«El ARCA es un equipo que viene de quedar cuarto la temporada pasada en la Liga Portuguesa y al que tendremos que enfrentarnos en la ida en casa y la vuelta fuera».

«Van a jugar especialmente motivadas, lo que nos obliga a estar los 120 minutos de la eliminatoria dispuestas a pelear cada partido, intentando sacar el mejor resultado posible en casa para tener más opciones de cerrar satisfactoriamente la eliminatoria en Portugal, ante un rival que no lo pondrá nada fácil y más contando con el calor de su afición en el partido de vuelta».

«Debemos en todo momento respetar a nuestro rival al máximo y dar nuestro mejor nivel para  poder clasificarnos para la tercera ronda de la EHF European Cup».

La valoración de Yubal Moreno

«El que nos haya tocado un equipo portugués nos permitirá tener un primer viaje cómodo, lo que sin duda le vendrá bien al equipo para empezar la competición europea, con un viaje que nos permita no estar demasiados días fuera de las islas ni tener que recorrer muchos kilómetros».

«La mala suerte sin duda es la de tener que jugar el primer partido en casa y la vuelta fuera, pero sobre el papel si jugamos a nuestro mejor nivel debería de ser un rival en cierta medida asequible para clasificarnos para la tercera ronda, siempre con el máximo respeto por delante y sabiendo que nadie regala nada y menos tratándose de competiciones europeas».